A los usuarios no les gustan los cambios

En un artículo sobre el rediseño de webs, Jacob Nielsen destaca que a los usuarios no le gusta el rediseño por el rediseño mismo, es decir, que prefieren un diseño familiar, hacer lo que han ido ha hacer a la web e irse.

Los usuarios odian los cambios, por lo que habitualmente lo mejor es mantener el diseño conocido e ir modificándolo gradulamente. A la larga, sin embargo, los cambio sprogresivos acaban con la cohesión, haciendo necesario un cambio profundo de la arquitectura web.

Cuando un usuario visita una web o utiliza una aplicación, no pierde el tiempo analizando o admirando el diseño. Se centra en hacer lo que ha venido a hacer, el contenido o en su propio contenido.

Al usuario le gusta un diseño en el que pueda encontrar o sepa inmediatamente dónde localizar lo que quiere. Por eso les gusta un diseño conocido. De hecho, cada vez que prepares un nuevo diseño prepárate para una avalancha de emails de usuarios enfadados con el cambio. El una ley de la naturaleza: los usuarios odian los cambios ya que les obliga a reaprender y a preder su tiempo.

Esto no significa que no se deben de hacer cambio en el diseño. Si es necesario aplicar un rediseño y mejora la usabilidad, el usuario se adaptará e implicará con el nuevo diseño.

Una respuesta a “A los usuarios no les gustan los cambios”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.