Lost, la primera serie de internet y por lo tanto, global

Este domingo la cadena ABC emitirá la season finale de Lost de forma simultánea para el mundo, iniciativa que recogerán siete países (España, Italia, Portugal, Gran Bretaña, Israel, Turquía y Canadá) y el resto la emitirán solo un día o dos después. Es la primera vez que ocurre así. Primero se emitieron globalmente acontecimientos informativos, deportivos o culturales. Después fue el lanzamiento de The Matrix Revolutions en el cine, y ahora, por fin, una serie de televisión.

No es de extrañar que haya sido una serie como Lost la que pueda ser el pistoletazo de salida a las emisiones globales de series de televisión. Una serie pensada para “un público global”, con un enorme esfuerzo de promoción en internet, y no solo eso, sino que internet ha sido una parte más del disfrute de la serie, un acontecimiento cultural más allá de la pantalla, con muchos niveles de interpretación, que nos ha convertido en investigadores,y divulgadores; de meros espectadores pasivos a ser parte de la serie, siendo muchas veces más gratificante la lectura de las teorías de los seguidores y el intercambio de teorías y pasión por la serie.

La temática de la serie ha sido un aspecto fundamental del éxito global, no solo alrededor del mundo sino entre personas de todo tipo de edad, nivel cultural o inquietudes. Un gran componente es el misterio, el otro la ciencia. Misterio científico o misterio religioso o sobrenatural. El domingo sabremos por qué lado se decantan los creadores de la serie, probablemente una mezcla de ambas que pretenda “unir” ambas corrientes. Habrá que esperar a los resultados. Lo que es seguro es que se darán altas dosis de emotividad, no en vano son seis años viviendo con pasión en la isla.

Un aspecto importante de la decisión de emitir la finale de forma global puede haber sido el alto número de descargas de los capítulos pocos minutos después de su emisión. Otra consecuencia de esto puede haber sido la decisión de emitir las dos horas y media de capítulo en bloques de cincuenta minutos separados por solo dos minutos de publicidad, lo que hace nada rentable no verlo por televisión y esperar a la descarga.

Quizá sea éste el futuro de la televisión, otro tipo de explotación de la publicidad, que no maltrata al espectador, y quizá más basado en otras cosas como la venta de DVDs. El peligro puede venir de que sólo EEUU es capaz de conseguir un efecto universal como éste, tienen todos los medios y saben atraer el talento. Quizá sólo sea rentable este modelo para unas pocas series, que beneficiarán a los espectadores que demandan calidad, y conviva con el modelo actual de la tv.

De cualquier forma, Lost es ya algo irrepetible, que esperamos que se repita pronto.

Actualización 24-05-10: Parece que el tema de la publicidad ha fallado, han debido de poner un anuncio tras otro. En cuanto al cómo acaba, se han decantado por un final religioso. Me quedo con esta frase de hace una semana:

Por supuesto que, conociendo a la cadena ABC, que son quienes le dijeron a David Lynch que a mitad de la segunda temporada revelaran quién mató a Laura Palmer, o lo que han hecho con V, será una historia del bien contra el mal, del destino, o peor todavía, sobre dios.

Una respuesta a “Lost, la primera serie de internet y por lo tanto, global”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.