¿Por qué enlazamos?

Las emociones que nos hacen enlazar es un artículo en SEOmoz que trata de analizar, desde el punto de vista de las emociones, porqué enlazamos. Generalmente no pensamos conscientemente porqué enlazamos a un determinado blogger, y digo blogger, no artículo, simplemente subyace en nosotros un sentimiento por el cual sentimos nuestra satisfacción por cada enlace que realizamos.

Esto es, enlazar nos produce satisfacción. Dependiendo de las ganas y predisposición que tengamos hacia cierto blogger, nos sentimos más contentos con unos enlaces que con otros. “Se que ese blogger es muy bueno”, así que espero pacientemente a que escriba algo que me atraiga para enlazarle y sentirme satisfecho.

Pero no solo enlazamos por satisfacción. Cada sentimiento o emoción nos lleva a enlazar:

  • Enfado – El enfado es un poderoso móvil para enlazar. Es como responderle al objeto de nuestro enojo.
  • Orgullo – Cuando recibimos un premio nos gusta contarlo. Además, cuanto más contentos estamos, menos nos cuesta enlazar. Esto también es cuestión de imagen: Cuando vemos, demasiado a menudo, bloggers que no enlazan cuando deberían hacerlo, la sensación que dan es que están molestos, son rencorosos y que no son felices. Por el contrario, cuando se enlaza correctamente, la impresión es seguridad, conocimiento y maestría. Esto se nota sobre todo en los bloggers más grandes. Los que están arriba del todo siempre enlazan bien. Los que aspiran a estar arriba, no siempre lo hacen, uno de los motivos más importantes por los que no están arriba y nunca llegarán.
  • Excitación – Cuando nos tocan nuestro tema favorito, escriben algo que nos gusta mucho, nos emocionamos, y corremos enseguida a enlazar. Esta es la mejor manera de enlazar, aunque las ocasiones en que esto sucede no son demasiado a menudo.
  • Sorpresa – Sorprender a los bloggers con información que no conocían es un buen filón para conseguir enlaces. Al revés también. Si crees que sabes más o menos todo sobre un tema, y de repente aparece algo nuevo te sorprende, y corres a enlazarlo.
  • Envidia – Poderosa emoción para enlazar. Todos sabemos que nos atraen los casos de éxito. Cuando nos encontramos ante un blogger que a tenido éxito, corremos a enlazarle, quizá para estar más cerca del éxito, quizá para que se nos pegue algo. El caso es que es algo irresistible.
  • Compartir – Puede que simplemente queramos compartir algo. También nos satisface mucho realizar estos enlaces. Compartir alegra el alma humana.
  • Pensar – Si tu contenido hace pensar a tus lectores, es posible que se involucren más con lo que has escrito y sientan deseos de compartir sus propias ideas al respecto. Después de enlazarte para escribir su opinión, iniciarán una conversación en tus comentarios. Haz pensar a tus usuarios, pero no demasiado.
  • Confusión – Es similar al caso anterior, aunque menos efectivo. Si estás confusio, puede que te animes a hacer preguntas a tus lectores.
  • Desacuerdo – De esto iba al principio la blogosfera, de compartir puntos de vista y participar en grandes conversaciones con otros blogs.
  • Vergüenza – No es el motivo por el que más enlacemos, pero en ocasiones, una noticia o un error nos lleva a querer reconocerlo y compartirlo casi como una confesión, para que nos absuelvan y sentirnos mejor.

Estos son los principles motivos que nos impulsan a enlazar. Si piensas en ello un rato, seguro que te has visto en estas situaciones más de una vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.